Escenario electoral. Los políticos están malditos