Malestar peronista con la Presidenta

Desde el peronismo rechazaron las acusaciones de "desestabilización" de Cristina Kirchner y la conminaron a no usar "argumentos gorilas"; incómodo silencio en el PJ oficialista
Marcelo Veneranda
(0)
29 de diciembre de 2012  

Si la UCR aplaudió las acusaciones que la Presidenta dirigió al PJ bonaerense por los saqueos que "desestabilizaron" los gobiernos de Raúl Alfonsín y Fernando de la Rúa, esos dichos generaron un amplio malestar entre los referentes del peronismo opositor, así como un incómodo silencio entre los peronistas alineados con la Casa Rosada.

Desde del PJ disidente acusaron a la Presidenta de "abdicar de su pasado", "evadir los problemas" y utilizar argumentos "propios de los gorilas" en contra de dos de los aliados más importantes que tuvo el kirchnerismo: el ex presidente Eduardo Duhalde y el camionero Hugo Moyano .

Por su parte, intendentes y legisladores bonaerenses alineados con la Casa Rosada esquivaron la consulta de LA NACION por el discurso que la Presidenta pronunció anteayer en la Casa Rosada, en el que acusó al PJ bonaerense de instigar los saqueos que pusieron en crisis a los dos últimos gobiernos radicales.

Por caso, no tuvieron respuesta los llamados a quienes ocupaban intendencias en el conurbano durante la crisis de 2001. Entre ellos, los jefes comunales de Florencio Varela, Julio Pereyra, y de Tres de Febrero, Hugo Curto, así como el hombre fuerte de José C. Paz, Mario Ishii (en estos dos últimos casos, a los teléfonos de sus secretarias). Se trata de referentes del PJ que, como el ex presidente Néstor Kirchner, fueron aliados de Duhalde antes y después de 2001.

En cambio, desde el PJ disidente no ahorraron críticas para la Presidenta. Uno de los más enfáticos fue el diputado Carlos Brown, aliado de Duhalde, que acusó a Cristina Kirchner de "evadir la realidad" y utilizar "argumentos propios de los peores gorilas" para eludir los conflictos.

"Está incapacitada para asumir los problemas y entonces se los tira a otros. Tiene una fijación con Duhalde, al que le debe la presidencia de Néstor", indicó Brown a LA NACION.

"Lo que más molesta es que esta mujer le debe todo al PJ y llenó el Gobierno de tipos que no sólo no tienen nada que ver con el peronismo, sino que fueron peores que los gorilas para combatir a peronistas y sindicalistas, como Sabbatella [Martín, titular del Afsca] o Kunkel [Carlos, diputado]", agregó.

Desde Córdoba, a donde viajó para pasar la Navidad con familiares, Duhalde mantuvo el silencio que se impuso desde 2011.

La tropa que responde al diputado Francisco De Narváez también criticó "la memoria selectiva" de la mandataria. "Cristina abdica de su pasado y lleva al extremo la falta de autocrítica: acusa a Duhalde, que fue mentor del kirchnerismo, y a Moyano, con quien convivió durante años", señalaron.

La diputada Graciela Camaño buscó minimizar las palabras de la Presidenta. "Ya nadie le da a entidad a sus discursos, donde lo más grave y lo más estúpido se dicen del mismo modo", disparó, para achacarle a la mandataria un "alto nivel de desconocimiento de la realidad provincial".

"Si no se dan cuenta de lo que está pasando en la provincia, donde el kirchnerismo hizo de la pobreza su bastión político, es peligroso. La pobreza estancada genera estas situaciones", agregó la esposa del gastronómico Luis Barrionuevo.

Las acusaciones contra Duhalde por los saqueos de 2001 son habituales en el peronismo. No así las denuncias públicas. Una de las excepciones fue Adolfo Rodríguez Saá, quien en varias oportunidades responsabilizó al bonaerense por la caída de De la Rúa y del gobierno que él encabezó durante una semana.

El senador puntano incluyó en la conjura a Kirchner, Carlos Ruckauf, José Manuel De la Sota y Raúl Alfonsín. Ayer, sólo quiso enviarle un breve mensaje a Cristina Kirchner: "Que la Presidenta no nos lleve de nuevo al infierno, que rectifique sus políticas. Cuesta mucho salir del infierno".

SAQUEOS: DETIENEN A UN BARRABRAVA

El dirigente del gremio de Camioneros Héctor "Paraguayo" González, implicado por el Gobierno en los saqueos cometidos hace nueve días en Campana, fue detenido ayer, aunque por su presunta participación en un enfrentamiento entre barras bravas del club Villa Dalmine. González había sido señalado por el secretario de Seguridad, Sergio Berni, como uno de los impulsores de los saqueos.

La detención de González se realizó con motivo de la causa judicial que investiga los incidentes en Campana, donde dos sectores de la hinchada de Villa Dalmine mantuvieron un enfrentamiento en el que resultaron heridas dos personas.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.