Pacto de no agresión entre líderes peronistas

Fue acordado por Duhalde y Menem
Fue acordado por Duhalde y Menem
Mariano Obarrio
(0)
26 de junio de 2002  

El encuentro fugaz entre el presidente Eduardo Duhalde y el precandidato presidencial del PJ Carlos Menem causó alivio en la Casa Rosada, donde lo consideran positivo, en virtud de algunos acuerdos que se tejieron previamente entre operadores de ambas partes y que se sellaron con un apretón de manos.

Detrás de esa reunión, tensa y fría, se alcanzaron algunos consensos políticos fundamentales para el PJ.

El primero es que se selló un pacto de no agresión entre ambos líderes, reconocidos como enemigos irreconciliables en el PJ. Además, convinieron en hacer esfuerzos conjuntos para preservar a toda costa la unidad en el PJ y para dotar a las elecciones internas abiertas del partido de las reglas de juego más transparentes e inapelables.

El apretón de manos entre Duhalde y Menem registró sólo un puñado de frases cortas e inconclusas, pero con significado preciso entre dos hombres que habían encomendado los detalles del diálogo a sus respectivos operadores políticos.

"También hablaron por teléfono unas horas antes de saludarse en La Rioja", aseguró a LA NACION una alta fuente del entorno duhaldista.

La charla con Matzkin

El ministro del Interior, Jorge Matzkin, transmitió también la posición de Duhalde durante una charla larga con Menem y con el gobernador riojano, Angel Maza, la noche anterior al saludo entre ambos líderes en Aimogasta en la inauguración de la planta aceitunera Yovilar.

También hubo fluidos contactos entre el operador duhaldista José Pampuro y el menemista Eduardo Bauzá.

Pese al pacto de no agresión, Menem aclaró que seguirá expresando en público todo lo que opina sobre el gobierno de Duhalde y que no se guardará nada. Pero se evitarán otras agresiones, menos evidentes, las que con frecuencia se perpetran puertas adentro del partido.

Sin embargo, en la Casa Rosada lamentaban ayer una ofensiva posterior de Menem. El domingo último, en un reportaje concedido al programa "Hora clave", pronosticó que el dólar cotizará hacia fin de año a "seis o siete pesos", lo que causó impacto en Balcarce 50.

"El nerviosismo y el ruido en los mercados preocupa a Duhalde, y mucho", admitían allí ayer, con el dólar a cuatro pesos.

Los menemistas reiteraron a los duhaldistas que quieren que la comisión de acción política se conforme dentro de la estructura del PJ. Duhalde aspiraba a mantenerla afuera, de manera de poder controlar el proceso de elecciones.

"No hay problemas de formar la comisión que quieran, pero siempre que sea dentro del consejo", le dijo Menem al gobernador de Salta, Juan Carlos Romero, que había tratado el asunto con Duhalde dos días antes, en su propia provincia.

Todos adentro

Es esa comisión la que procurará que los candidatos presidenciales del PJ Adolfo Rodríguez Saá y Néstor Kirchner compitan dentro del justicialismo para no restarle votos necesarios al PJ en las posteriores elecciones generales. Para el FMI, aseguran en el duhaldismo, es fundamental la unidad del PJ, pero Rodríguez Saá y Kirchner están hoy con un pie afuera.

Esa comisión, acordaron también, fijará las reglas de juego que ofrezcan garantías a los candidatos en los comicios internos, de modo que sean transparentes e inobjetables sus resultados. Será como una junta electoral del PJ, pero ampliada y con facultades políticas.

Senadores y diputados del PJ analizaron la conformación de este cuerpo político, que sería integrado por seis miembros, tres de cada cámara legislativa. El problema aún no resuelto son los nombres y la relación con el partido, temas en plena negociación.

Como se sabe, Duhalde respaldaría en esa contienda interna a Carlos Reutemann, pero existen cada vez mayores dudas acerca de que el gobernador de Santa Fe se presente. "Reutemann puede abrirle paso a Menem en la interna, los dos están bien vistos por Estados Unidos", confió un duhaldista.

Las dudas de Reutemann también molestan en las tiendas de su aliado, el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota. El cordobés estaría entonces decidido a competir en esa pelea interna, pese a que había considerado su abstención.

"De la Sota se considera un buen piloto de tormentas, y está dispuesto a competir por la presidencia contra quien sea", dijo a LA NACION el diputado Carlos Alessandri, un intérprete fiel del gobernador.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.