Posterga la Corte su decisión sobre importantes causas

Varios jueces temen una embestida
Adrián Ventura
(0)
27 de mayo de 2003  

Mientras continúa la incertidumbre sobre el futuro de la Corte Suprema, el tribunal parece dispuesto a postergar la decisión de los temas fundamentales, como los relacionados con el corralón financiero o las leyes de punto final y de obediencia debida.

La semana última trascendió que Néstor Kirchner buscaría la renuncia de varios ministros del cuerpo, para desarticular, de esa manera, la mayoría automática que, otrora, respondió a Carlos Menem.

Sin embargo, el flamante ministro de Justicia, Gustavo Beliz, mostrándose prolijo, dijo que "no" le "corresponde" pedir la renuncia de los miembros del tribunal. Intentó llevar un poco de clama a un cuerpo cuyos integrantes están molestos. "Hay pedidos de juicio políticos en el Congreso y son individuales", dijo una fuente de esa cartera, en el sentido de que Beliz respetará la independencia judicial.

Pero los jueces de la Corte, como hicieron el año último cuando el ex presidente Eduardo Duhalde promovió el juicio político en su contra en el Congreso, comienzan otra vez a cerrarse sobre sí mismos y a agruparse, para evitar lo que consideran una nueva embestida oficial.

Por lo pronto, prefieren bajar el perfil. Si bien tienen la decisión tomada de convalidar las leyes de obediencia debida y de punto final, no dictarán el fallo por miedo a ser removidos de sus cargos. Además, Julio Nazareno, presidente del tribunal y uno de los jueces que están en la mira del Gobierno, estará ausente varios días, aunque asistirá a los acuerdos. Y Eduardo Moliné O´Connor y Augusto Belluscio -no hay ningún cuestionamiento sobre este último- tomarán a partir de los próximos días el descanso que les corresponde por haber trabajado en verano. También Adolfo Vázquez evaluaría pedir licencia.

En el acuerdo de ministros de hoy está previsto que todos los integrantes del cuerpo estén presentes. "La Corte se mostrará unida. Si querían alguna renuncia, la debían haber buscado en voz baja. Ahora, nadie quiera irse", explicó a LA NACION uno de los funcionarios que más conocen los entretelones del tribunal. Pero, a partir de la semana próxima, no podrá firmarse virtualmente ninguna causa importante por la ausencia intercalada de los miembros del tribunal. Ello será hasta julio próximo.

Esta semana, la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados podría designar titular de ese cuerpo al diputado Ricardo Falú (PJ-Tucumán), que reemplazará al santacruceño Sergio Acevedo, que asumió como titular de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE).

Análisis legislativo

Quizá, después, se analizará la acusación contra Carlos Fayt por no haberse excusado de votar en una causa del corralón a pesar de tener un plazo fijo. También existiría otro planteo contra Adolfo Vázquez, por haberse manifestado públicamente en favor de las leyes de punto final y de obediencia debida, algo que el juez niega categóricamente haber hecho. También se desempolvarán otros expedientes contra otros magistrados.

Más allá de todo esto, sin embargo, algunos diputados del llamado grupo Talcahuano (afín con el nuevo presidente) pidieron a Beliz que Kirchner incluyera en su discurso ante la Asamblea Legislativa una señal clara de que, de ahora en más, se nombrarán jueces intachables y de prestigio.

"No queremos promover la remoción de jueces adictos para que sean reemplazados por otros adictos", comentó uno de los legisladores a LA NACION. Pero Kirchner no dijo ni una sola palabra al respecto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.