Resignados y enojados, los vecinos no salen de su asombro