Opinión. Se debe terminar con la informalidad