Opinión. Un golpe que abundó en transgresiones