Una asamblea de aeronáuticos terminó con piñas, gas pimienta y sillazos