La izquierda selló una inédita unidad electoral