Equipar el jardín con muebles resistentes: reposeras, pufs, hamacas, mesas y sillas aptos para la intemperie