América se convirtió en la primera región del mundo libre de sarampión