Asesinan a un empresario pesquero

Lo mataron anteanoche en la puerta de su casa y en presencia de su esposa; hay dos detenidos
(0)
1 de febrero de 2003  

Un empresario pesquero de Puerto Madryn fue asesinado de un balazo en el pecho el jueves por la noche, luego de estacionar su auto en la cochera de su vivienda en el barrio Sur de esta localidad.

La víctima fue identificada como Raúl "Cacho" Espinosa, dueño de la empresa pesquera San Isidro. El homicida lo llamó por su apodo y le disparó a un metro de distancia ante la mirada de la actual pareja del empresario y de algunos vecinos que se encontraban en el lugar.

Hay dos detenidos por el crimen; uno de ellos sería el jefe de la custodia del empresario dueño de la pesquera Conarpesa, firma de la que Espinosa había sido gerente general antes de abrir su propia pesquera.

La detención confirmaría la principal hipótesis de los investigadores de que se trató de un crimen "por encargo" producto de un ajuste de cuenta entre empresarios.

La víctima fue atacada en la puerta de su casa situada en Lewis Jones al 100. Espinosa llegó a las 21.30 del jueves a su vivienda, acompañado de su pareja, embarazada de 6 meses. Bajó de su BMW negro y escuchó que una persona lo llamaba por su apodo. Se acercó desprevenido y recibió un balazo. Ante la mirada de un grupo de testigos, el agresor salió corriendo y logró escapar.

Espinosa fue trasladado de inmediato al Hospital Subzonal de Madryn, pero murió 20 minutos después.

Investigaciones

En la causa intervino el Juzgado de Instrucción número 4 de Puerto Madryn a cargo del juez Jorge Luque.

Durante la noche y la mañana del viernes la policía realizó por lo menos cinco allanamientos que dejaron como saldo dos detenidos.

A las 9.30 de ayer un nuevo elemento se agregó a la causa. A 400 metros del lugar donde asesinaron a Espinosa, un vecino encontró en un terreno baldío un arma envuelta en una remera. Se trata de una 9 milímetros que fue encontrada sin cargador y trabada. El fiscal adjunto que interviene en la causa, Daniel Yangüela, sostuvo por la mañana que "ahora las pericias determinarán si se trata del arma homicida. Tenemos que ver si el calibre coincide con el que terminó con la vida del empresario".

No obstante, los investigadores daban por descontada la conexión con el crimen. Yangüela dijo que "se trata de un arma de calibre policial que está limada y pulida para que no pueda ser reconocida".

El fiscal informó también que en la madrugada de ayer se encontró una billetera en la escena del crimen.

Según el investigador, Espinosa fue atacado por una sola persona que le efectuó un único disparo, que resultó mortal. Fuentes de la pesquisa dijeron que, sobre la base de investigaciones realizadas, se determinó que el empresario había sido amenazado el jueves por la mañana, es decir horas antes de ser asesinado.

Los voceros descartaron en principio que se haya tratado de un robo y la principal hipótesis del crimen está ligada con una venganza, ya que el agresor conocía por su apodo a la víctima.

Espinosa era un empresario de perfil alto, vinculado con la actividad deportiva de Puerto Madryn y el Partido Justicialista. Tenía 53 años y 3 hijos de un matrimonio anterior. Había nacido en Mar del Plata y su actividad laboral en Puerto Madryn estuvo principalmente ligada a la empresa Conarpesa, una de las pesqueras más importantes de la región.

El asesinato conmocionó a Puerto Madryn; el empresario había participado en carreras de Turismo Carretera, tenía brevet de piloto y llegó a tener un helicóptero propio. A fines de los años 90, incluso, su nombre sonaba como un posible candidato a intendente por el Partido Justicialista.

Los investigadores intentan develar los motivos y las vinculaciones que se tejen alrededor del asesinato.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.