El festival que entendió como nadie el espíritu de San Isidro y hoy es un hit