El monje que dividió la Iglesia: 473 años de la muerte de Lutero

Lutero pegando sus tesis en la pared de la iglesia de Wittenberg
Lutero pegando sus tesis en la pared de la iglesia de Wittenberg
(0)
18 de febrero de 2019  • 10:42

Martín Lutero fue un monje alemán que inició la Reforma Protestante en el siglo XVI, convirtiéndose en una de las figuras más controversiales e influyente del cristianismo. Hoy se cumplen 473 años del día de su muerte. Su obra está íntimamente relacionada con la creación de la imprenta, que permitió la circulación de sus textos, así como su traducción de la Biblia. Murió el 18 de febrero de 1546, en Eisleben, Alemania. Con motivo de los 500 años de la Reforma en Alemania, su figura volvió a cobrar relevancia; se escribieron biografías y documentales que retrataron las ideas y la vida de Lutero nuevamente, con gran éxito. Hasta el Papa Francisco se ha pronunciado sobre el reformador.

Lutero era un prominente teólogo, cuyo deseo de una aproximación más directa con Dios lo llevó a traducir la Biblia al idioma de su pueblo, cambiando la relación entre los líderes de la Iglesia y los cristianos corrientes. También es conocido por haber puesto en duda los preceptos básicos del Catolicismo Romano, en relación al perdón, la salvación y el valor de los sacramentos. Lutero era dueño de una prosa enérgica, fruto de sus constantes debates, que enriqueció el idioma alemán, sobre todo en lo relacionado a los insultos, que no escatimaba contra la Iglesia Romana. No está claro cuáles eran los objetivos de Lutero, aunque muchos autores señalan que al difundir sus críticas a la Iglesia no tenía idea del movimiento social que se iba a generar.

Lutero ataviado y tonsurado como monje
Lutero ataviado y tonsurado como monje

El 31 de Octubre de 1517, enojado con el Papa León X, escribió sus famosas 95 tesis, que supuestamente se pegaron en la puerta de capilla de la universidad de Wittenberg. En ellas criticaba tanto al Papa León y las indulgencias, que permitían pagar con dinero perdones por los pecados cometidos. Dijo Lutero: "Serán eternamente condenados junto con sus maestros, aquellos que crean estar seguros de su salvación mediante una carta de indulgencias".

En 1520 el Papa envió un ultimátum para que cesara sus críticas, amenazando con la excomunión. Lutero respondió quemando públicamente la carta enviada por el Papa. En 1521 fue oficialmente excomulgado.

Pese a esto, las autoridades políticas decidieron retrasar cualquier medida hasta que finalizara la Concilio de Worms, en la que se reunieron representantes de los nobles, el Emperador y la iglesia. Luego de participar en el Concilio, lo que le dio más publicidad a sus ideas, se negó nuevamente a arrepentirse de lo escrito. El Concilio volvió a condenarlo y debió esconderse en el castillo de Wartburg, donde escribió su famosa biblia.

Cuando una rebelión de campesinos empezó en 1924, Lutero los denunció y se puso de lado con la nobleza y la aristocracia, de cuyo favor dependía para vivir y para que su iglesia continuara floreciendo. Miles de campesinos murieron, pero el Luteranismo siguió creciendo en adeptos. También ha sido puesto en el banquillo por su antisemitismo.

Seguidores de Lutero llevaron sus ideas a otros países, como por ejemplo Jean Calvin en Suiza o Richard Hooker en Inglaterra, donde fueron apoyadas por algunos reyes. El cisma religioso fue una de las causas de las cruentas guerras de religión que siguieron, con eventos como la Masacre de San Bartolomé, de una crueldad no superada hasta el siglo XX.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.