Fin del secundario, más difícil en Brasil que en la Argentina

En el país vecino, los estudiantes rinden dos días de exámenes para egresar
María Elena Polack
(0)
16 de diciembre de 2019  

No en todos los países de la región el último año del secundario es casi una fiesta constante. Mientras en la Argentina los adolescentes celebran con viajes de egresados y fiestas en días de semana, sus pares de Brasil se enfrentan a un fin de ciclo a pura tensión: desde 1998 hasta la actualidad, los dos primeros domingos de noviembre son claves para acceder a la universidad y a becas de estudio.

En la Argentina, la terminalidad del secundario no alcanza a todos los jóvenes, ya que la deserción de los estudios alcanza casi al 50% de la matrícula. Y aunque el ingreso a la universidad pública es irrestricto, también es elevada la tasa de deserción en los estudios superiores, que llega casi al 70%.

Este panorama es muy distinto en América Latina (Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, Honduras, México y Nicaragua), en los países europeos y en China, Corea y Japón, por citar algunos países asiáticos. En estos Estados, los jóvenes dan exámenes finales para establecer los conocimientos adquiridos en el nivel secundario.

El 3 y el 10 del mes pasado casi cuatro millones de estudiantes brasileños enfrentaron cuatro pruebas y un ensayo de más de cinco horas en cada día.

"En la Argentina no rige ningún tipo de examen de evaluación de conocimientos al final del nivel secundario ni tampoco exámenes generales de ingreso en la universidad, debido a que están prohibidos por la ley 27.204, que los considera restrictivos", explica Francisco Boero, investigador del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano.

En el informe "¿Por qué hay dos domingos tan diferentes en Brasil y la Argentina?", Boero advierte: "Al comparar nuestras cifras sin restricciones de ingreso frente a las de un país con un sistema 'restrictivo' como Brasil, se observa que, en realidad, su sistema es mucho más eficaz, con mayor graduación anual y con mayor crecimiento en cantidad de graduados en los últimos años".

Según datos oficiales de ambos países brindados en este informe, la graduación total universitaria 2003-2017 aumentó 125,4% en Brasil, contra 60,3% en la Argentina. La cifra de graduados cada 100 ingresantes en el período 2012-2017 es del 43,6% para Brasil y 29,5% para nuestro país. Por cada 10.000 habitantes, en 2017, Brasil tiene 395,9 estudiantes y la Argentina, 452,9. Cada 100 estudiantes de 2017, en Brasil se graduaron 14,5 y en nuestro país, menos de la mitad, 6,2.

"El Examen Nacional de Educación Media (ENEM) consiste en cuatro pruebas y un ensayo y se aplica en dos días. Se ha extendido su uso y los resultados arrojados son tomados en cuenta por universidades que los utilizan como criterio de selección para ingresar en la educación superior, ya sea reemplazando o complementando los exámenes de ingreso que cada institución de educación superior requiere", señala Gisela Lima, subdirectora del CEA.

La diferencia de la terminalidad del nivel secundario en ambos países lleva a Alieto Guadagni, director del CEA, a plantear que se trata de "un llamado de atención". "En la actualidad, nuestra acumulación de capital humano calificado no solo es menor que los otros países, sino que además resulta insuficiente para enfrentar los grandes desafíos científicos y tecnológicos del siglo XXI".

"Por eso -añade Guadagni- es preocupante que nosotros, a pesar de nuestro ingreso irrestricto, tengamos menos graduados universitarios que Brasil. Nuestro retraso se consolida ciclo lectivo tras ciclo lectivo, ya que, durante los últimos años, la graduación universitaria no solo en Brasil, sino también en otros países latinoamericanos, viene creciendo más que la nuestra".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.