Hay que dejar que los chicos se ensucien, dice la ciencia