Kirchner se comprometió a impulsar la investigación del crimen de Yésica

El Presidente recibió a los padres de la niña en la Casa de Gobierno
(0)
26 de febrero de 2004  • 12:05

El presidente Néstor Kirchner recibió hoy en la Casa de Gobierno Víctor y Dominga Martínez, los padres de Yésica Mariela Martínez, asesinada en Avellaneda, y se comprometió a impulsar la investigación para "llegar a la verdad" y determinar responsabilidades en los niveles policial y judicial que actuaron en el caso.

Así lo informó el ministro de Justicia, Gustavo Beliz, que ofreció junto a los padres de Marela una conferencia de prensa luego de que éstos fueron recibidos en Casa de Gobierno por el presidente Néstor Kirchner.

Víctor y Dominga Martínez expresaron su agradecimiento a Kirchner y asguraron que se sienten "muy respaldados" por el presidente.

El padre de Yésica dijo que durante el encuentro –que duró unos 20 minutos– también le pidieron al Presidente que la casa donde ellos habitan actualmente en Avellaneda, –a metros del lugar donde fue encontrado el cadáver de esa y de otra niña– se convierta "en un hogar de ayuda para las víctimas de violaciones", aunque a que su hija no habría sido violada.

Esa casa linda con el patio de una especie de conventillo donde vivía Héctor "El Nene" Sánchez, quien confesó haber asesinado allí a Marela y a Mónica Vega, su prima política de 13 años -a quien también violó- y que las enterró a ambas en el fondo de su casa.

Martínez ayer también fue recibido por el secretario general de la Presidencia, a quien le pidió ayuda al sostener que tiene problemas laborales, de vivienda y económicos.

El hombre, según reconoció ante la Justicia cuando se investigaba la desaparición de su hija, ocurrida hace cuatro meses, se dedicaba a "negocios sucios" con quien luego resultara ser el asesino de su hija. Ambos, había admitido públicamente, se dedicaban a vender mercadería robada.

Martínez informó que le pidió al presidente Kirchner justicia no sólo para Marela sino también para la otra nena asesinada por el mismo criminal, Mónica Vega, de 13 años, y protección para los testigos que colaboraron en el esclarecimiento del caso.

A su turno, Beliz señaló que la Nación y el gobierno provincial "están trabajando en conjunto para corregir los errores que se han cometido" en los ámbitos policial y judicial y determinar las responsabilidades existentes.

"Se trata de conjugar esfuerzos y que este tipo de cosas no se vuelvan a repetir", dijo Beliz.

Ayer, el gobernador Felipe Solá cuestionó con dureza la actuación judicial del fiscal de Lomas de Zamora, Andrés Devoto, quien tuvo a su cargo el expediente por la desaparición de Yésica, ocurrida el 19 de octubre del 2003.

Solá también criticó a los policías de la Comisaría 1era. de Avellaneda que estuvieron a cargo de la investigación, quienes fueron puestos a disponibilidad por este caso.

Ayer, el padre de Yésica fue recibido por el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, a quien le planteó que tiene "serios problemas económicos, laborales y de vivienda", por lo que el Gobierno prometió darle algún tipo de contención social.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.