Opinión. La ilusión del psicópata tosco