La Justicia falló en favor de un policía que no había sido ascendido por tener VIH