La pizzería Kentucky pidió perdón por echar a una pareja de lesbianas que se estaba besando