Las nuevas armas de la Federal

Son las unidades criminalísticas móviles y el sistema AFIS Ahora los detectives científicos van directamente a la escena del crimen Un potente sistema automatizado permite identificar a un sospechoso en sólo un par de minutos
(0)
11 de diciembre de 2001  

La Dirección General de Pericias es el centro que agrupa a los expertos de las distintas disciplinas técnicas aplicadas a la investigación de delitos. Desde la asunción como jefe de la Federal del comisario general Rubén Santos -él mismo es licenciado en criminalística- la estructura de la Policía Científica creció y sumó adelantos técnicos que la fortalecieron.

Varias camionetas tipo Trafic fueron especialmente acondicionadas con equipos de última generación para llevar a los peritos a la escena del crimen con equipos de última generación para hacer su labor. Son las Unidades Criminalísticas Móviles -para levantar rastros en la escena- y las Unidades Médico-Forenses de Investigación Criminalística, virtuales laboratorios químicos móviles.

Pero la más relevante adquisición -y la que más expectativas genera- es el AFIS, el sistema de identificación dactiloscópica en el que, dentro de los próximos cinco años, estarán cargadas las huellas de más de 20 millones de ciudadanos con cédula, pasaporte o prontuario actualmente registrados por la policía.

Se trata de una poderoso computadora central a la que están conectadas 40 estaciones de trabajo. Desde ellas, y a través de scanners, se cargan tanto las fichas decadactilares antaño registradas en papel y almacenadas en los archivos policiales como las huellas de todo aquel que hoy va a sacar la cédula o el pasaporte.

A fines del siglo XIX, Juan Vucetich, que trabajaba en la policía de Buenos Aires, estableció el sistema de identificación a través de huellas. Determinó que cada individuo tiene en los dedos características únicas por inmutabilidad, perennidad y variedad e ideó un sistema con el que fue identificado el 75 por ciento de la población mundial. Ahora la invalorable creación de Vucetich cedió el paso a las supercomputadoras.

"El AFIS ofrece mayor seguridad, rapidez y confiabilidad en la identificación. Antes trabajábamos sobre 12 de las 120 características de una huella, y cada vez que debíamos comparar un rastro dactilar de una escena con los archivos tardábamos horas, hasta días, y a veces sin éxito. Ahora la PC lo hace en un par de minutos y con huellas parciales", explicó el subcomisario Horacio Daguer, de Identificación Papiloscópica.

Cada nueva carga de fichas dactilares es comparada con los registros de la base de datos, para evitar cambios o sustituciones de identidad, y también con las llamadas huellas latentes -recogidas en escenas de delitos-, para buscar criminales.

El AFIS de la Federal es compatible con el del FBI y el de Interpol.

"Con este sistema tenemos una capacidad de esclarecimiento 15 veces mayor que con el sistema manual, y cambiamos el batallón de peritos por cinco expertos", detalló Daguer.

Actualmente, la capacidad de carga del sistema es de 8000 fichas diarias. Hasta ahora fueron introducidos en la base de datos casi dos millones de registros, un diez por ciento del total de lo almacenado actualmente por la Federal. Se espera que con los nuevos DNI se pueda ampliar la base a todas las personas documentadas en la Argentina.

Cuando el total haya sido cargado en el AFIS, la Policía Federal será la segunda fuerza en el mundo, después del FBI, en capacidad operativa de identificación de personas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.