No atienden a los afiliados de IOMA

Es por la millonaria deuda que la obra social de los empleados públicos posee con el sector farmacéutico
(0)
7 de diciembre de 2001  

LA PLATA.- Las farmacias de la provincia de Buenos Aires dejaron de atender, desde ayer, a los afiliados al Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA), que son más de un millón.

La medida fue resuelta debido a la millonaria deuda que la obra social de los empleados públicos bonaerenses mantiene con el sector farmacéutico.

En los últimos meses hubo infinidad de conversaciones y acuerdos entre autoridades del IOMA y del Colegio de Farmacéuticos provincial.

Sin embargo, los reiterados incumplimientos de los cronogramas de pagos impulsaron a los profesionales a decidir la interrupción del servicio, en una drástica medida que afectará a más de 1.300.000 personas.

Para revertir la situación y reanudar la atención de los afiliados, los farmacéuticos solicitan la cancelación de la deuda extracápita, que asciende a más de 3.000.000 de pesos.

El convenio con el IOMA

La obra social y el colegio profesional tienen un convenio por el cual el IOMA abona 4,30 pesos por afiliado.

En el caso de que el gasto fuese mayor, pero que no supere los 5,40 pesos, la diferencia es cubierta por las farmacias y la industria farmacéutica.

Ahora, si la cifra es más alta, ahí debe hacerse cargo el instituto.

"Desde mayo último, el IOMA gastó más de 5,40 pesos per cápita. Y no nos abona esa diferencia desde julio. Nosotros estamos pidiendo que nos paguen ese mes, que representa 1.800.000 pesos, y agosto, que equivale a una suma de 1.600.000 pesos", explicó Enrique Padín, vicepresidente del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires.

Situación complicada

El profesional reconoció que "la situación es complicada" y que el IOMA "intenta conseguir el dinero".

En el mismo colegio de farmacéuticos se afirma que los canales de negociación están abiertos y que si al menos se cancela una parte de ese endeudamiento podría reanudarse la atención de afiliados.

La deuda denominada extracápita, sumada a la de las prestaciones comunes, que también es millonaria, coloca a las más de 4000 farmacias de la provincia al borde del colapso, según expresaron sus dueños. En esta ciudad, por ejemplo, el 65 por ciento de los ingresos de esos comercios proviene del IOMA.

Falta de fondos

Ayer, el Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba) difundió un comunicado en el que se expresa que "a la grave situación salarial por la que atraviesan los docentes bonaerenses por el atraso en el cobro de haberes se suma la decisión del Colegio de Farmacéuticos y de la Cámara de Farmacias de cortar la cobertura de medicamentos para todos los afiliados al IOMA. Esto perjudica a miles de trabajadores y a sus familias", afirmaron.

En el mismo texto se sostiene que: "Ante la gravedad que implica la imposibilidad de acceder a las medicaciones prescriptas y que dicha situación pone en peligro la vida de los afiliados, el Suteba intimó al IOMA mediante una carta documento para que se cumpla con el inmediato restablecimiento de los servicios".

Como se informó, en las últimas semanas los médicos también habían interrumpido la atención de afiliados al IOMA.

Cuando la obra social saldó parte de la deuda que mantenía con los profesionales, el servicio fue recuperado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.