Nora Etchenique: la pionera del plasma que sobrevivió a la Mansión Seré

La exdirectora del Instituto de Hemoterapia bonaerense, junto al equipo de Salud de Daniel Gollán
La exdirectora del Instituto de Hemoterapia bonaerense, junto al equipo de Salud de Daniel Gollán Crédito: Twitter
María José Lucesole
(0)
7 de agosto de 2020  • 16:22

LA PLATA.- Nora Etchenique fue pionera en ensayo de plasma con anticuerpos de pacientes recuperados de Covid, en la provincia de Buenos Aires.

El 15 de mayo supervisó la primera transfusión en este territorio. En tres meses logró convocar casi 500 donantes.

"Nora fue pionera inmediata del uso de plasma en este territorio. Escuchó que se había usado en Estados Unidos e Israel y no dudo ni un instante, dados los antecedentes desarrollados en el país con el Instituto Maeztegui", recordó hoy uno de sus colaboradores.

En junio, durante una entrevista con LA NACION, la médica eligió el bajo perfil para referirse al ensayo que lideró: "El éxito no depende solo del ensayo clínico. También de una enorme solidaridad social". Entonces, destacó que solo la generosidad de los donantes es la clave para salvar vidas.

Médica de 65 años, ejercía con calidez la dirección del Instituto de Hemoterapia, desde el inicio de la gestión de Axel Kicillof. Ya había ocupado el cargo entre 2003 y 2016.

Fue el corolario de una carrera que siempre dedicó a la misma especialidad. Desde que se recibió en 1979, en la Universidad de Buenos Aires, comenzó a trabajar como médica en el hospital Zubizarreta, donde se sumó al servicio de Hemoterapia. Más tarde, se capacitó en Francia. Fue Jefa de Servicio de Hemoterapia en el Hospital Guemes Haedo. Y coordinadora de Hemoterapia en la Región 7.

Se definía a sí misma como militante de la salud pública.

Militancia

En su juventud padeció esta militancia. Fue secuestrada y torturada debido a su participación activa en la Federación Juvenil Comunista.

El 1 de abril de 1977, fue secuestrada junto a su padre. Ambos fueron llevados inicialmente a la comisaria de Ramos Mejía, luego a la base área de El Palomar, y a una base de Morón. Finalmente fue trasladada a la Mansión Seré, centro clandestino de detención que funcionó en Castelar.

Quince días después fue liberada. Y se abocó de lleno a terminar sus estudios como médica.

En 2014 fue testigo en el juicio que se desarrolló en el Tribunal N° 5 de San Martín por los delitos cometidos durante la dictadura. Durante el juicio, Etchenique volvió al lugar de su detención ilegal, 28 años después.

Tenía una meta a mediano plazo: evitar miles de muertes con la transfusión de plasma de pacientes recuperados.

Hoy, cuando la muerte la sorprendió en un accidente de auto cuando se dirigía al Instituto de Hemoterapia de esta capital, repasaba los datos que la llevaron a ser conocida como la "guardiana del plasma".

Había logrado reunir 95 donantes en los últimos siete días. Era una buena noticia, en medio de un esfuerzo titánico que lideraba desde el Instituto de Hemoterapia de la Provincia.

La provincia ya reunió a 478 donantes desde aquel 15 de mayo en que se iniciaron los ensayos.

Hay más de 1100 pacientes transfundidos. Su equipo la despidió con las siguientes palabras: "Tu legado queda para la historia. Vivirá siempre en miles de Argentinos que se salvaron con el plasma".

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.