Pablo Acosta, el pueblo de 28 habitantes que se reactiva con los sabores criollos de un almacén