Parkinson, cuando el cuerpo no para de temblar

El mal de Parkinson puede manifestarse mucho tiempo antes que los típicos temblores
El mal de Parkinson puede manifestarse mucho tiempo antes que los típicos temblores Fuente: Archivo
En el Día Mundial de esta enfermedad, especialistas explican su origen, alcance y tratamiento para las casi 80.000 personas que la padecen en la Argentina
Víctor Ingrassia
(0)
11 de abril de 2016  • 07:14

Lentitud, rigidez muscular y temblor. Estas son las tres manifestaciones más típicas y comunes de la enfermedad de Parkinson , que todos los 11 de abril desde 1997 por decisión de la Organización Mundial de la Salud se conmemora su Día Mundial en honor al nacimiento de James Parkinson, médico que describió por primera vez esta patología en 1817.

El Parkinson es la segunda enfermedad neurodegenerativa progresiva más prevalente en el mundo, después del Alzheimer, que se caracteriza por afectar principalmente la capacidad de movimiento.

"Además puede acompañarse de otras alteraciones tales como, la hipofonia (disminución del tono de la voz), alteraciones en la escritura (con trazos pequeños, micrografía), pérdida de la expresión facial, trastornos de postura, equilibrio y la marcha", explicó a La Nacion el doctor Hernán Pavón, médico del Servicio de Neurología del Hospital Alemán.

Se han descubierto alteraciones genéticas que favorecen el desarrollo del Parkinson
Se han descubierto alteraciones genéticas que favorecen el desarrollo del Parkinson Fuente: Archivo

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación se calcula que esta la patología afecta al 1,5% de las personas con más de 65 años, aunque se ha detectado en chicos también. El riesgo de padecerla se incrementa con la edad.

Si bien no hay cifras precisas en la Argentina, extrapolando las estadísticas norteamericanas según la Asociación Civil de la Enfermedad de Parkinson (Acepar), se calcula que hay cerca de 80.000 personas afectadas en nuestro país.

El factor de riesgo más importante para esta afección es el envejecimiento, y los hombres presentan un riesgo un poco más alto que las mujeres.

Posibles causas de aparición

"La causa de esta enfermedad no está del todo aclarada. Se sabe que en la sustancia nigra del mesencéfalo ubicado en el tronco encefálico, se produce una pérdida selectiva en el número de neuronas que se encargan de la producción de un neurotransmisor, llamado dopamina, que es vital en la generación y facilitación del movimiento. Hay otros sistemas de neurotransmisores afectados que explican otros síntomas denominados "no motores", tales como seborrea, depresión, alteraciones cognitivas y trastornos autonómicos (alteraciones de la presión arterial, incontinencia de esfínteres y sudoración, entre otros)", detalló Pavón.

En el cerebro se produce una pérdida selectiva en el número de neuronas que se encargan de la producción de un neurotransmisor llamado dopamina
En el cerebro se produce una pérdida selectiva en el número de neuronas que se encargan de la producción de un neurotransmisor llamado dopamina Fuente: Archivo

Últimamente los científicos que estudian esta enfermedad en profundidad desde hace varios años, han considerado la importancia de síntomas previos a la aparición de los trastornos del movimiento, denominados "síntomas premotores", que incluyen la pérdida del olfato, la constipación, la depresión crónica y la alteración del sueño REM (en la que el paciente actúa el sueño y puede pegar, moverse estando dormido, hablar). Aparentemente la coexistencia de estos síntomas podría predecir el desarrollo de la enfermedad en algunos pacientes.

Se han descubierto alteraciones genéticas que favorecen el desarrollo del Parkinson, aunque los casos hereditarios son muy poco frecuentes

La doctora Cynthia García Fernández, también especialista en el centro de salud alemán precisó que existen otras entidades que pueden producir signos y síntomas similares a la enfermedad de Parkinson denominadas "parkinsonismos", pero cuyas causas son diferentes tales como, drogas (algunas de uso generalizado entre la población, otras de uso psiquiátrico y otras ilegales), accidentes cerebrovasculares, traumatismos de cráneo, tumores y otros cuadros neurodegenerativos.

"Se han descubierto alteraciones genéticas que favorecen el desarrollo del Parkinson, aunque los casos hereditarios son muy poco frecuentes", agregó García Fernández.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de la enfermedad de Parkinson se hace en base al interrogatorio y el examen físico principalmente. Los estudios complementarios (tales como laboratorio en sangre y orina, tomografía computada, resonancia magnética de cerebro, etc.) en general se solicitan para descartar otras patologías.

"Si bien el Parkinson es una enfermedad crónica y progresiva, la detección temprana es fundamental para comenzar su tratamiento, para ello es necesario distinguirla de otras patologías que comparten los mismos signos", sostiene el doctor Marcelo Merello, jefe del Servicio de Movimientos Anormales de la Fundación Fleni.

Y agregó: "Sin embargo, la existencia de alguno de estos signos no necesariamente indica que un paciente presente el mal de Parkinson sino que puede señalar también otras patologías como Distonías, Corea - enfermedad de Huntington, Síndrome De Gilles De La Tourette, Ataxias, Movimientos anormales inducidos por drogas, Parkinson Plus - parálisis supranuclear progresiva".

El tratamiento incluye tanto medidas farmacológicas como no farmacológicas. Dentro de las primeras, existen varias drogas que mejoran los síntomas. Cabe aclarar que no se cuenta hasta la fecha con un tratamiento curativo.

"La principal droga que se utiliza en la mejoría de los síntomas sobre todo motores, es la levodopa. También son muy utilizados los llamados agonistas dopaminérgicos que al igual que la levodopa intentan subsanar la disminución de dopamina en el cerebro de los pacientes con Parkinson. Por último la toxina botulínica se utiliza en casos puntales como distonía o sialorrea", precisó el doctor Pavón.

"En cuanto a las medidas no farmacológicas, se destacan el ejercicio y la cirugía. En algunos casos los pacientes pueden beneficiarse con el tratamiento quirúrgico, que consiste en la implantación dentro del cerebro de electrodos , que conectados a un "marcapasos" que se coloca debajo de la piel del paciente permiten reducir los requerimientos de medicación y mejorar algunas de las complicaciones de la enfermedad", explicó su colega García Fernández.

Y luego aclaró que si bien no se trata de un tratamiento curativo, es muy importante destacar la realización de ejercicios, como la kinesiología, ejercicios de elongación, aeróbicos, de equilibrio, flexibilidad, como yoga o Tai Chi, ya que permite al paciente evitar el empeoramiento de la enfermedad como la rigidez y los dolores, además de sentirse mejor no sólo en su condición física, sino en su estado de ánimo.

Esta es una patología que debe abordarse con enfoque multidisciplinario siendo de ayuda en algunos casos la terapia ocupacional, fonoaudiología y otras áreas como la musicoterapia, la danza, psicología y psiquiatría.

Merello recomendó también a los pacientes que realicen actividad física aeróbica o fisioterapia, según el grado de afectación motora. "Es importante hacer de la casa un ambiente seguro para reducir la probabilidad de caídas, como por ejemplo sacar alfombras sueltas, evitar uso de escaleras y quitar obstáculos en el piso. En estadios avanzados es importante tener cuidado la deglución que al afectarse puede aumentar el riesgo de complicaciones respiratorias", indicó.

Avances científicos

Según los expertos, respecto al tratamiento de esta enfermedad, la multiplicidad de síntomas y áreas involucradas requerirían abordajes farmacológicos no limitados a la restitución de dopamina.

"En este aspecto, nuevos abordajes terapéuticos están siendo evaluados (estos incluyen acciones sobre otros neurotransmisores como la adenosina, el glutamato, la acetilcolina). Otras estrategias, como la estimulación cerebral profunda, demostraron ser útiles para paliar los síntomas", precisó a La Nacion la doctora Emilia Gatto, jefa del Departamento de Enfermedades de Parkinson y Trastornos del Movimiento del Instituto de Neurociencias Buenos Aires (Ineba).

Según la especialista, la terapia génica es un nuevo y prometedor aporte en el tratamiento de la enfermedad y el implante celular continúa siendo una alternativa a investigar, encontrándose hoy en etapa preliminar.

"En los últimos años, la posibilidad de desarrollar en el laboratorio células de la mayoría de los tejidos a partir de células derivadas de un individuo (células iPS) permitirán en un futuro comprender mejor los mecanismos involucrados en el Parkinson, alumbrando nuevas posibilidades terapéuticas", concluyó Gatto.

Agenda

En el marco de su programa de charlas abiertas a la comunidad, Fundación INEBA brindará una charla informativa sobre los avances en el diagnóstico y los tratamientos de la Enfermedad de Parkinson el próximo 27 de abril a las 18 en su sede de Guardia Vieja 4467, Almagro (CABA). El ingreso es libre y gratuito y no requiere de inscripción previa. Para más información, ingresar a www.ineba.net o comunicarse telefónicamente al 4867-7715.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.