Playa solitaria. Con dos pobladores y sin celular, un paraíso marítimo resiste al turismo