Podría evitarse el 70% de los embarazos adolescentes