Pruebas incriminatorias

(0)
3 de mayo de 2000  

Nuevas pruebas indican que los ex convictos Juan Silveyro Viva y Daniel Enrique Gramajo protagonizaron el tiroteo en el que fue baleada la niña María Milagros Noriega: ayer, cuatro testigos de la villa donde vivían tiraron abajo su coartada. Ellos, en su indagatoria, juraron no conocerse. En cambio, quienes declararon ante el fiscal Mario Marini aseguraron incluso haberlos visto robar juntos.

La madre de la niña fallecida está dispuesta a participar, entre hoy y mañana, en una rueda de reconocimiento para identificar a los dos detenidos. Así lo confirmaron anoche a La Nación fuentes de la fiscalía de San Martín.

Viva, de 27 años, y Gramajo, de 20, fueron detenidos el sábado último luego de que un testigo de identidad reservada declaró que los había visto quemando el Ford K de la familia Noriega cerca de la villa Los Papelitos, en José C. Paz.

En los allanamientos realizados en sus viviendas la policía secuestró ropa manchada con sangre, que será sometida a análisis.

En su indagatoria, ambos juraron ser inocentes. Fuentes judiciales señalaron que los dos dijeron haber estado durmiendo en el momento del tiroteo y, mientras uno aseguró no conocer a su coprocesado, el otro dijo que sólo lo conocía de vista, como a cualquier vecino.

Ayer, el fiscal Marini estuvo toda la tarde en la villa donde fueron detenidos Viva y Gramajo para verificar datos aportados por los delincuentes.

Fuentes judiciales afirmaron que cuatro testigos desmintieron categóricamente los dichos de los acusados: "Dijeron que siempre andan juntos y un testigo, incluso, declaró que los vio robando".

Viva fue condenado por homicidio a ocho años de prisión y estuvo preso en Olmos hasta septiembre último, cuando se benefició con el régimen de libertad vigilada.

Gramajo también conocía la cárcel por dentro, porque purgó dos condenas por robo a mano armada, según fuentes policiales.

Desde hace tres días están otra vez presos, alojados esta vez en la Brigada de Investigaciones de Caseros.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.