Opinión / A FAVOR. Un fallo sabio y evolutivo