Un país con grandes conflictos religiosos