Un policía mató por la espalda a un hombre

Sucedió ayer en un barrio de Córdoba
(0)
6 de diciembre de 2001  

CORDOBA.- En un confuso procedimiento policial, un agente mató por la espalda a un joven de 23 años que estaba desarmado. El "accidente", tal como lo denominó el jefe de Operaciones de la Policía, el comisario mayor Gustavo Moyano, ocurrió a las 13.30 en el barrio Villa Páez, un sector de la ciudad donde viven familias humildes y considerado "una zona roja" por las fuerzas de seguridad.

Claudio Sebastián Rivero recibió el balazo en la zona media de la espalda y murió en el acto. Según los familiares y vecinos del joven, "lo confundieron con el ladrón de una motocicleta y le dispararon por atrás, a quemarropa". En ese momento, Rivero estaba junto a su amigo Daniel Mancini, de 21 años, que también habría recibido algunos golpes por parte de la policía.

El hecho provocó indignación en el barrio y ayer por la tarde, luego de que la ambulancia retiró el cadáver de Rivera, un grupo numeroso de personas se enfrentó con los policías, los insultó y les arrojó piedras.

El comisario Moyano explicó que el móvil 3025 de la Patrulla Preventiva Sur, a cargo del subinspector Heredia y el agente Oviedo, "acudió al barrio por el alerta de una mujer que dijo que tocaban a su puerta dos jóvenes que, tiempo atrás, le habían robado diversos objetos de valor". Según esa versión, los jóvenes le exigían a la mujer una determinada suma de dinero para devolverle lo robado.

Forcejeos y un tiro

Siempre según la versión policial, ambos jóvenes fueron apresados cuando caminaban por la vereda de Justo Páez Molina y La Rioja y, cuando Rivera intentó escapar, hubo algunos forcejeos y el arma del agente Oviedo se disparó por accidente. "El resto de las precisiones las podremos dar cuando se conozcan los resultados de las pericias", dijo Moyano.

Sin embargo, al cierre de esta edición se esperaba que Oviedo fuera imputado por homicidio. En tanto, su compañero de patrulla, Heredia, podría ser considerado cómplice o bien un simple testigo. Ayer ambos fueron separados "preventivamente" de la fuerza, por decisión de la División Asuntos Internos, y puestos a disposición de la Justicia.

El joven fallecido en este caso estaba en libertad condicional desde el 11 de noviembre último y le faltaban pocos días para cumplir una condena por robo. Rivera era padre de un bebe y, para sostener a su familia, estaba trabajando en un vivero del barrio. Según sus amigos, "había salido a almorzar cuando ocurrió esta tragedia".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.