Opinión. Un premio para celebrar y para agradecer