Varados en Madrid: "Armamos un Excel con las necesidades de 180 personas"

Valentina Volonteri, de 29 años, junto con otras argentinas, armó un Excel de varados en Madrid
Valentina Volonteri, de 29 años, junto con otras argentinas, armó un Excel de varados en Madrid Crédito: Gentileza: Valentina Volonteri
Alejandro Horvat
(0)
30 de marzo de 2020  • 16:50

Madrid iba a ser la puerta de salida para miles de argentinos que estaban de viaje o trabajando en Europa, y ahora quedaron varados por la pandemia que generó el nuevo coronavirus Covid-19. Valentina Volonteri, de 29 años, estaba estudiando en Londres y quiso salir a través de la capital española. Al igual que muchos, no pudo y aún está allá.

Como vio que la situación era caótica, decidió, junto a otras argentinas, realizar una base de datos con la información de más de 200 argentinos varados allí. Les consultó a través de un grupo de WhatsApp quiénes necesitaban hospedaje, qué medicamentos debían tomar, si estaban solos o acompañados, si tenían dinero para subsistir, entre otras tantas preguntas.

Según dice, esta red que armaron es la única que tienen frente al desamparo de la cancillería argentina. "Nos ayudamos entre nosotros porque nadie nos está dando una mano para nada", relata Volonteri a LA NACION desde Madrid.

Ella debía volver a Buenos Aires el 26, un día antes de que el presidente, Alberto Fernández, prohibiera el ingreso de los argentinos varados. "A partir de ahí nos empezamos a reunir en Instagram o WhatsApp. El 27 yo me desperté y dije acá estamos solos, tenemos que agruparnos y ayudarnos entre nosotros. Entonces mandé muchas preguntas vía WhatsApp y ahora tenemos una base de datos con las necesidades de cada uno de nosotros. Tratamos de llamar a la gente a ver si consiguieron los medicamentos que necesitaban o si tienen dónde dormir porque muchos hoteles están cerrando", dice Volonteri.

Son cientos los argentinos aún varados en España
Son cientos los argentinos aún varados en España Crédito: Gentileza Valentina Volonteri

Ahora se encuentra en la casa del novio de una amiga que vive en Madrid, pero esa no es la suerte de muchos otros que deben abonar estadía y medicamentos que se venden bajo receta y con la vigencia del impuesto país, que le suma un 30% extra a las compras en el exterior.

"El que vino de vacaciones se trajo medicación para esos días nada más. La base de datos tiene 180 personas, de las cuales 174 pagan hospedaje y 39 dependen de una medicación para vivir. Hay muchos cardíacos, asmáticos, hipertensos, chicas embarazadas. Hasta hay una mujer con un bebé de solo 30 días que no tenía ni dónde hospedarse. Por suerte conseguimos un contacto en cancillería y la ubicaron en un hotel, pero si no fuera por nosotros no sé dónde se hubiera quedado", agrega Volonteri.

Según describe, para aquellos que necesitan medicamentos bajo receta, deben enviar un mail al consulado, ellos deben aprobarlo y recién ahí pueden ir a una farmacia para comprar lo que necesiten. "Todos deben pagar los medicamentos de su propio bolsillo más el impuesto país, y para mucha gente eso es complicado", dice.

Para poder manejar tanta información, junto con otras cuatro mujeres armaron otro grupo de WhatsApp que llaman "la mesa chica". Ahí se dividieron las tareas: una maneja el Instagram, otra intenta contactar a los medios de comunicación y ella trabaja con la base de datos.

Ella, al igual que el resto de los argentinos, se siente desamparada y explica que la falta de información es muy desgastante. "No hay información. Yo fui dos veces al aeropuerto con todas las valijas. La primera vez me enteré en el aeropuerto mismo que me cancelaron el vuelo. Y la segunda vez que fui, ya intuía por los dichos del presidente que no iba a poder volver, pero mi vuelo seguía vigente en Internet, como si nada hubiera pasado. Claramente cuando llegué me dijeron que el vuelo no iba a salir".

Lo que describe es una situación compleja. Si bien ella y el resto de los argentinos dicen comprender la decisión del presidente para evitar que entren miles de argentinos desde todas las partes del mundo, lo que piden es algún tipo de asistencia y certeza sobre cuándo van a poder regresar.

"Mucha gente me pregunta estos días si desde la cancillería o el consulado alguien nos está ayudando y la verdad es que estamos lejos de eso. Nadie se puso en contacto conmigo o con el resto de las 200 personas que estamos en el grupo de WhatsApp. No nos ponemos en caprichosos, pero muchos necesitan ayuda", concluye Volonteri.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.