Youtubers: una pasión que convocó a más de 90.000 espectadores en tres días

Ayer terminó el festival que reunió a las nuevas estrellas de la era digital; es un fenómeno que moviliza cada vez a más chicos y desconcierta a los padres
Evangelina Himitian
(0)
13 de octubre de 2015  

Miles de chicos esperaban ayer ingresar a La Rural para ver las performances
Miles de chicos esperaban ayer ingresar a La Rural para ver las performances Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

Una explosión de sonido anuncia que una de las estrellas de la tarde acaba de subir al escenario. En cuestión de segundos, miles de adolescentes se pegan a la valla y se estiran para tocar a ese otro adolescente que canta "soy el fenómeno de redes". El youtuber Julián Serrano está en la pasarela haciendo gala de esa categoría que los padres de la generación Z aún no logran entender. ¿Qué cuernos es un youtuber? Eso es justamente lo que es Julián, al igual que Rubius, Mangel, Vegetta777, Vedito y otros: un fenómeno de redes.

Durante el fin de semana, más de 90.000 personas pasaron por alguno de los encuentros de los que participaron estas y otras estrellas de Internet. Unos 40.000 chicos pasaron por el Club Media Fest, en La Rural, entre ayer y anteayer. En tanto, otros 50.000 asistieron al encuentro gratuito que se hizo en Tigre el sábado pasado.

Se trata de un fenómeno que en cada edición adquiere dimensiones mayores y que desconcierta a los padres. Convoca a chicos desde los siete años hasta un poco más allá de los veinte. El plato fuerte de la jornada de ayer fue el cierre del encuentro, con las presentaciones de los españoles Rubius, Mangel, Vegetta777, Staxx, Willyrex y Alexby11. Por ejemplo, para participar de una de las charlas privadas que dio Rubius para unas 100 personas hubo quienes hicieron siete horas de cola dentro del predio de La Rural. Como Sofía Luna, de 17 años, y Valentina Testino, que apenas llegaron de Quilmes se instalaron en esa fila con la única misión de tenerlo cerca.

"Es difícil entender qué estamos haciendo acá. Mi mamá no lo entiende. Me pregunta si es un recital, si son famosos, no entiende el evento", dice Sofía, entre risas. Tampoco lo comprendía en abril pasado cuando su hija asistió al primero de los encuentros youtubers.

"Estoy todo el día en YouTube. Una vez miré diez horas seguidas de estos videos. Yo no miro televisión, esto es lo que veo todo el día", cuenta Catalina Novaresse, de once años, que ayer estaba con su prima Bianca, en el salón principal, mientras las madres hacían la fila para reservarles un lugar en el encuentro con Rubius.

A medida que pasaba la hora, cada vez eran más los padres sentados en los canteros, dentro del predio de La Rural, que acompañaban a sus hijos en un estado de cansancio y hambre, completamente devastados por el hecho de ser padres de la generación Z.

"Yo no entiendo nada. Le digo si quiere comer o tomar algo o descansar, pero no le importa nada. No tiene frío ni calor, lo único que quiere es estar adentro escuchando a los youtubers", se quejaba una madre con otro padre que estaba en las mismas.

Uno que parecía disfrutar el encuentro era Leonardo Caruso, de 30 años, papá de Francisco, de apenas siete y fanático del videojuego Minecraft y de Vegetta. Leonardo le compró la espada y la gorra y fue el primero en decir que no se podían perder ese encuentro. "Yo soy fanático de la Play, tal vez por eso", dice.

Erika Vázquez, mamá de Justin, de nueve años, sabe que estar allí es el mejor regalo que le podría haber hecho a su hijo. "Esto es lo que a él le gusta. Es lo que mira todo el día en la compu", señala. "Me gusta Vegetta porque me alegra, me divierte, me hace olvidarme de lo demás", completa el chico. "¿Qué es lo demás?", es la pregunta. "Las cosas de la vida", resume, con una adultez que hace olvidar sus nueve años.

La corta edad del público que los eligió hizo que el auditorio ante el que se presentaban los youtubers estuviera dividido. Por un lado, los fanáticos, en promedio sub 15, y por otro, los de treinta y largos: los padres. "Gracias a los papis y mamis que nos acompañan", fue una de las frases que repitieron las estrellas al subir al escenario. Uno de ellos, Primantes, hasta les dedicó un tema para hacerlos sentir incluidos, "Primavera cero", de Soda Stereo.

La incomodidad de los padres, de estar fuera de target, se hacía evidente durante las presentaciones. Algunos pocos, los más comprometidos con la causa, habían concurrido "lookeados" con remeras y gorras. Otros asumían el rol de fotógrafos de sus hijos. Pero... ¿había que bailar cuando estallaba la música? ¿Los brazos cruzados indicaban una irreconciliable brecha generacional?

A los más chicos nada de eso les importaba. Estaba muy en claro quién era quién allí. Cada tanto, los responsables de la seguridad abrían cajas de galletitas y las arrojaban a la multitud. Ése era todo el alimento que los adolescentes requerían para seguir en pie hasta el final.

"¿De dónde salieron estos chicos? ¡De nosotros! ¿De dónde más? Tanto Facebook, tanto celular, tanta foto, tantas redes sociales que al final terminamos pariendo hijos youtubers", ironiza Lorena Ruiz, mamá de Eric y Joaquín, de ocho y once años.

Una generación que apuesta por el consumo online

  • El público que reunió el Club Media Fest durante los últimos tres días puede comprenderse en lo que la se conoce como generación Z, es decir, chicos nacidos a mediados de los 90 y principios de la década pasada.
  • En una encuesta realizada por la consultora Full PR-Grupo de Comunicación en la ciudad y la provincia, se destaca que estos adolescentes "deciden ellos mismos el día y el horario para ver sus programas". De hecho, el 84% señaló que consume contenido de entretenimiento online. De los 300 casos en los que se basa el estudio, 166 lo hacen en YouTube y más de 200, en Netflix. En el estudio se destaca que el 50% ve televisión entre una y dos horas por día.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.