BlackBerry podría sobrevivir como una empresa de nicho