Brecha de género: las profesionales mujeres siguen siendo minoría en tecnología