Cómo viven quienes se consideran electrohipersensibles