El alquiler de habitaciones por Internet, un recurso lucrativo pero a menudo ilegal

Daniela, una de las usuarias de AirBnB que alquila una de las habitaciones de su casa
Daniela, una de las usuarias de AirBnB que alquila una de las habitaciones de su casa Crédito: Gentileza AirBnB
Plataformas como AirBnB permitieron que los propietarios en Nueva York lograran sacar un rédito económico al rentar sus departamentos, una modalidad criticada por inmobiliarias y hoteles al señalarla como competencia desleal
Elizabeth A. Harris
(0)
10 de noviembre de 2013  • 01:51

Tama Robertson es una artista que vende pinturas y hace joyas, pero siendo esto la ciudad de Nueva York, también trabaja en el negocio de bienes raíces. Ha trabajado como agente asociada a una inmobiliaria e invertido en algunas propiedades por su cuenta, pero en los últimos años ha suplido sus ingresos con algo un poco más contencioso. Alquila cuartos en su propio departamento a viajeros que encuentra en el sitio AirBnB .

Al compartir la cocina y sus llaves con extraños, estima que gana hasta 10.000 dólares al año.

Airbnb es un servicio adorado por algunos, despreciado por otros, y conocido principalmente como un sitio para alquilar su departamento mientras está fuera de la ciudad unos días. Pero hacerlo es a menudo ilegal en la ciudad de Nueva York, que es uno de los motivos por los que la compañía ha chocado con el fiscal general, Eric Schneiderman.

Hay mucho dinero en juego en esta disputa, incluyendo los ingresos de AirBnB, así como millones incontables en impuestos a hoteles que el fiscal dice que Airbnb le ha costado al estado año tras año. También está en juego una pequeña economía discreta, poblada de neoyorquinos que obtienen una parte sustancial de sus ingresos alquilando departamentos por cortos períodos a través del sitio, a veces de modo legal y otras veces no.

"El año pasado ganamos unos 90.000 dólares con este negocio", dijo Leslie, que alquila a través de AirBnB dos cuartos en su casa

"El año pasado ganamos unos 90.000 dólares con este negocio", dijo Leslie, que alquila a través de AirBnB dos cuartos en su casa que alberga a dos familias en Brooklyn.

Leslie, un ama de casa, casada con un docente, aceptó hablar sólo si se evitaba publicar su dirección y apellido. Lo mismo hizo Joe, que dijo que su "cuarto dedicado a AirBnB", que trae unos 2000 dólares al mes y que comparte con sus dos compañeros de departamento, le permitieron crear una pequeña compañía de tecnología. Y P…, un músico que alquila dos departamentos en Manhattan y uno en Brooklyn.

También podés leer: Cómo redescubrir una ciudad con la ayuda de Internet

Un hombre, sin embargo, se negó a ser identificado por su nombre de pila extremadamente común, su profesión o siquiera el estado en el que vive. En vez de ello se describió como "una de las personas que realmente quieren atrapar". Ofrece alquileres breves en New York en departamentos vacíos en ninguno de los cuales vive, práctica que dijo que es "más que lucrativa". Además en general es ilegal.

Una vista de una de las diferentes propiedades que se alquilan de forma completa o partial en Barcelona a través de AirBnB
Una vista de una de las diferentes propiedades que se alquilan de forma completa o partial en Barcelona a través de AirBnB Crédito: Gentileza AirBnB

En la mayoría de los edificios de departamento alquilar por menos de 30 días es ilegal, a menos que uno esté presente cuando alberga a ese inquilino. Esa restricción no existe en el caso de casas de una o dos familias, como la de Leslie, pero en algunas zonas de la ciudad puede haber límites legales para esa práctica. También puede haber cláusulas que prohíban esa práctica en los contratos de alquiler y en los reglamentos de los edificios.

Incluso aquellos que logran superar las vallas legales al concretar sus alquileres se resisten a ser identificados. En algunos casos no quieren que se enteren sus vecinos. Pero también les preocupa que el estado pueda querer imponerles un castigo ejemplar. Schneiderman ha exigido a Airbnb información sobre muchos de sus usuarios de New York y la compañía está luchando por evitar tener que entregar esos datos.

Según la oficina del fiscal, y basado en información que le ha entregado AirBnB, los 40 principales propietarios que trabajan a través del sitio han recaudado cada uno más de 400.000 dólares brutos en los últimos tres años, un total colectivo de más de 35 millones de dólares. Los 100 usuarios principales en ese período han recaudado 54 millones brutos.

Comenzamos a pedir datos de los usuarios con la esperanza de colaborar con AirBnB para recuperar millones de dólares en impuestos impagos y detener el abuso del sitio por operadores de hoteles ilegales, dijo Matt Mittenthat, un vocero del fiscal de Nueva York Eric Scheiderman

"Comenzamos este procedimiento con la esperanza de colaborar con Airbnb para recuperar millones de dólares en impuestos impagos y detener el abuso del sitio de AirBnB por operadores de hoteles ilegales" dijo Matt Mittenthat, un vocero de Scheiderman a través de un correo electrónico. "AirBnB no defiende neoyorquinos comunes que alquilan sus departamentos de vez en cuando, AirBnB está defendiendo negocios ilegales muy redituables que le aportan una gran parte de sus ingresos corporativos".

Algunas compañías que administran edificios han iniciado campañas en contra de esta práctica por su cuenta. Una de ellas, TF Cornerstone, recientemente envió una carta a todos sus inquilinos, diciendo que subalquilar sus departamentos por cortos períodos a través de sitios en la red "crea un riesgo de seguridad general" y además viola sus contratos. Otra compañía, Dermer Management, recordó a los residentes de algunos de sus edificios de condominio que aunque el fin de semana del Super Bowl (la final del fútbol americano) puede parecer un gran momento para alquilar sus departamentos para obtener ingresos extra, la política de los edificios en materia de subalquiler lo prohíbe.

Cómo funciona AirBnB, en un video oficial

Pero Airbnb y sus clientes dicen que cumplen una importante función económica en la ciudad, ayudando a los viajeros con pocos recursos a visitar un lugar tan caro que de otro no podrían hacerlo, y traen esos turistas a zonas a las que de otro modo podrían no ir.

"Es importante recordar que casi el 90 por ciento de nuestros propietarios tienen un solo lugar para ofrecer y es la casa en la que viven" dijo David Hantman, jefe de política pública global de Airbnb. "Han pedido muchos datos sobre neoyorquinos comunes y nosotros no queremos entregarlos".

Casi el 90 por ciento de nuestros propietarios ofrecen la casa en la que viven, dijo David Hantman, jefe de política pública global de Airbnb. Han pedido muchos datos sobre neoyorquinos comunes y nosotros no queremos entregarlos, agregó

Robertson, que comenzó a alquilar espacio en su departamento cuando una enfermedad la obligó a costear tratamientos médicos caros en un momento difícil de la economía, dijo que sólo tiene inquilinos cuando está en casa. Y tanto ella como Leslie, la madre y ama de casa de Brooklyn, dijo que habían declarado todo el dinero que ganaron a través de Airbnb como parte de sus ingresos.

"Muéstreme la ley y yo la cumpliré" dijo Leslie, que está en el proceso de contratar un gestor para ayudarla a sortear las restricciones de su zona contra esta práctica. "Cuando le pregunto a cinco abogados qué quiere decir realmente la ley, recibo cinco respuestas diferentes".

Pero como señalaron varios propietarios, permitir a un extraño usar su ducha no es para cualquiera, y están aquellos que prefieren ir a un hotel. "Esta primavera vino gente de mi familia a la ciudad a buscar universidades y se negaron a quedarse aquí: se quedaron en un hotel" dijo Susan, que es dueña de una pequeña empresa consultora y alquila un cuarto en su departamento en un edificio propiedad de una cooperativa. "Hay gente que quiere completa privacidad y servicio en el cuarto, y está dispuesta a pagar por ello. No importa que la gente hable bien de mi casa, mi familia no viene a quedarse aquí". Pero de todos modos tiene muchos inquilinos. Dijo que lo que obtiene por el alquiler de ese solo cuarto representa alrededor de la mitad de sus ingresos totales.

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.