El Museo de Informática pone en venta su réplica de la supercomputadora Clementina para reabrir su sala de exposiciones