Los acuerdos entre Google y los fabricantes de smartphones, bajo la lupa europea