Los primeros empleados de Facebook ponen en duda la utilidad de la red social