Los riesgos de las millonarias apuestas en Silicon Valley