Los tres perfiles del usuario de smartphones

Javier Velilla
(0)
30 de noviembre de 2013  

El estilo de vida condiciona la elección del celular más que la renta, la ubicación o el nivel educativo. Por ejemplo, los usuarios demandantes de una conectividad intensiva se guían por el principio de always-on y priorizan los beneficios sociales por encima del precio. Son entusiastas de la tecnología, creadores de contenidos, con una agenda social intensa, profesionales ubicuos. Aspiran a usar siempre smartphones, y los financian a través de ofertas y subsidios. El 42% de los teléfonos móviles vendidos en la Argentina en 2012 fueron smartphones con Android y iOS, aunque también Windows Phone gana adeptos. BlackBerry era –hace unos años– una marca de referencia en este segmento, sobre todo entre adolescentes y profesionales. Hoy ha renunciado a competir con iPhone y Android.

Los usuarios de conectividad media optan por modelos menos sofisticados y buscan promociones que compensen las prestaciones que necesitan con el mejor costo posible. Ellos apuestan por propuestas más racionales fundamentadas en precio, rendimiento y funciones. Esta dinámica se extrema en los usuarios no conectados, que se comportan a partir de criterios racionales basados en precio (el menor posible) y libertad (contratos sin permanencia e, incluso, prepagos). Están dispuestos a usar celulares más simples.

El último segmento son los consumidores reacios, que suelen enfrentar con miedo los cambios tecnológicos y optan por dispositivos similares a los anteriores. Su objetivo es llamar y mandar mensajes sencillos. Es para lo que se crearon los primeros teléfonos móviles hace no tanto, aunque este enfoque es cada vez menos frecuente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.