Suscriptor digital

Microsoft y Netscape fueron a los tribunales

Al cierre de esta edición seguían declarando los ejecutivos de ambas empresas, para determinar si la compañía de Gates presionó a los fabricantes de PC para imponer el Explorer.
(0)
26 de octubre de 1998  

El proceso contra Microsoft por presuntas prácticas monopólicas ha ganado el centro de la escena tecnológica y sus consecuencias pueden modificar las reglas de juego que -hasta ahora- manejaron el mercado informático. El juicio por presunto monopolio comenzó el lunes de la semana última con un ataque directo contra Bill Gates. El abogado del Departamento de Justicia de losEstados Unidos, David Boies, empleó para ese propósito una declaración previa de Gates grabada en video para señalar una contradicción entre ese testimonio y documentos internos requisados posteriormente en la sede de la compañía de Redmond, Washington.

Los documentos se refieren a una reunión que celebraron Microsoft y su rival Netscape en junio de 1995, y que parece que pueden convertirse en uno de los puntos más importantes del juicio.

Gates, en la grabación de video, aseguró que no tenía conocimiento de esa reunión.

Sin embargo, Boies presentó varios documentos internos firmados por Gates en los que se habla de Netscape y de una posible cooperación entre ambas compañías.

Para Netscape, Microsoft le propuso un acuerdo para repartirse el mercado de navegadores. Según la acusación, como Microsoft no logró dicho acuerdo, se propuso borrar del mapa a Netscape.

En este sentido, según un directivo de American Online, un ingeniero de Netscape le contó, el día después de la reunión con el gigante del software, que Microsoft había amenazado con "aplastar a la compañía". La influyente AOL ya había entregado al Departamento de Justicia documentos sobre una reunión celebrada entre sus directivos y los de Microsoft en enero de 1996, durante la cual el propio Gates habría intentado persuadirlos de que abandonasen su cooperación con Netscape. Pero la empresa de Bill Gates se apuró a calificar como "testimonio de tercera mano" la información presentada por AOL a los fiscales. Según ellos, el ejecutivo de esta empresa se refiere a hechos que le fueron relatados por un ingeniero de Netscape. Y son, por eso, información interesada.

"¿Cuánto tendremos que pagarles para sacar del juego a Netscape?", reportó AOL que les habría dicho el propio Gates, de acuerdo con un documento interno -que fue mostrado a toda la sala mediante enormes monitores- en el que se detalla la mencionada reunión de 1996. Por esto, los abogados del Departamento de Justicia reclamaron que el propio Bill Gates comparezca ante el Tribunal. "Los gerentes de Microsoft estaban involucrados hasta en el último detalle de lo que sucedía", aseguró Boies. "Es el protagonista central de este caso", insistió el abogado de los 20 Estados que se han sumado a la querella.

A todo esto, el jefe del equipo de letrados de Microsoft, John Warden, rechazó el martes las acusaciones gubernamentales de que la compañía había tratado de repartirse el mercado de browsers con Netscape, y describió como fantástico el relato de su rival.

En su presentación, el CEO de Netscape, Jim Barksdale, sostuvo una vez más que Microsoft debe ser forzado a separar su Explorer de Windows 98 y dio detalles sobre los planes de Microsoft para encerrar a su navegador en el freezer. Acto seguido, Warden negó las afirmaciones del presidente de Netscape acerca de que funcionarios de Microsoft habrían tratado de coaccionar a Netscape para que dejara de atender el mercado de Windows 95. "Las afirmaciones de Netscape sobre amenazas reiteradas, gestos desmedidos y puñetazos sobre la mesa son infundadas -enfatizó Warden-. Nunca se propuso que Netscape dejara de desarrollar software para Windows 95."

Según fuentes de la CNN, Warden también sostuvo que Microsoft venía planeando desde hace mucho integrar su lector Internet Explorer (IE) en el sistema operativo Windows, aun antes de que Netscape lanzara la primera versión de su propio browser. El lunes, los abogados del gobierno habían argumentado que Microsoft originalmente pretendía que el IE fuese un producto separado, y que sólo más tarde lo integró en Windows "para aprovechar el predominio de la empresa en el mercado de los sistemas operativos". "El Internet Explorer no es un lector independiente, porque la integración relevante se produjo en el momento del diseño -dijo Warden-. El IE es una característica integral de Windows, tal como el obturador en una cámara o la transmisión en un automóvil."

Warden hizo notar que el gobierno sobrepasaba sus límites para proteger a un solo competidor, Netscape Communications. "Netscape, el objeto de protección en este caso, tenía en el mercado lo que el gobierno llamaría un monopolio hasta que apareció el Gran Satán de Microsoft -ironizó Warden-. Afortunadamente para el público consumidor, esas teorías son sólo eso: teorías". También el vicepresidente y consejero general de Microsoft, William Neukom, aprovechó para fustigar a los críticos de la empresa competidora.

"Durante el resto de este juicio que hoy comienza, Microsoft tendrá la oportunidad de aclarar las cosas -dijo a los periodistas el lunes-. Hoy empezamos una búsqueda de la verdad, un proceso que pondrá en descubierto una obra de ficción escrita, esencialmente, por Netscape y por la división antimonopolios." Y agregó: "Este no es un proceso destinado a lograr o que vaya a significar algún beneficio para los consumidores. Microsoft incorporó la tecnología Internet Explorer en el sistema operativo para beneficiar a nuestros consumidores".

Inmune a las críticas, el gigante del software anunció el martes que registró un aumento de 58% en las ganancias operativas de su primer trimestre. La compañía informó que ganó 1520 millones de dólares durante el primer trimestre fiscal, frente a los 959 millones del mismo período del año anterior.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?