La compu. Peter Gabriel, Picasso y el arte del desprejuicio