Se acostó a dormir una siesta y un robot le aspiró el pelo