Sony desarrolló un sensor fotográfico curvo inspirado en el ojo humano