Telefónica cambia de líder, pero no de rumbo