Una falla en la actualización de Android 11 impide conectar un control de mando de videojuegos con un teléfono