¿Y si lleváramos un micrófono tatuado en el cuello para hablar por celular?